Religiosas de la Asunción de Centroamérica y Cuba

Pastoral Escolar

“Ser artesanos de un nuevo humanismo en nuestro trabajo de educación y formación; ser artesanos de una sociedad más humana, más justa y más solidaria…”

La educación en la Asunción. Texto de referencia, congreso internacional de educación. (Julio 1998)

Creemos que recibimos nuestra visión educativa de Dios, y que ésta es fruto de una mirada contemplativa y amorosa sobre el mundo: tras las huellas de Cristo atentas a ver lo que está naciendo.

La educación es un proceso dinámico que transforma, una acción regeneradora, que restablece nuestra imagen real, nuestra forma primera, la que Dios ha soñado. Una acción tal tendrá como efecto el florecimiento de la persona: ser lo que se es, con la mayor plenitud posible (10); en fidelidad a la vocación única y personal, comunitaria y complementaria (11). Este proceso no se limita a la esfera individual, se orienta a la realización de la voluntad de Dios por la ley del Evangelio y por la Redención, es decir, un estado social en el que “nadie tenga que sufrir la opresión de otros” (12). Una educación tal es una obra colosal (13), y todos estamos llamados a comprometernos.