Religiosas de la Asunción de Centroamérica y Cuba

Paz

“Las actitudes evangélicas en la educación deberían desterrar el egoísmo innato, y apreciar la dignidad de los pobres y marginados”

Trabajar por una cultura de paz, supone dejar que todos nuestros pensamientos, sentimientos, acciones y hasta las motivaciones –por pequeñas que sean- estén atravesadas por el Evangelio de tal manera que nos conduzca hacia un mundo donde ya no reinen la guerra, la violencia, la inseguridad y donde la única ley sea el amor.

Nuestro mundo, nuestras vidas necesitan paz; es necesario y urgente que nos esforcemos en construirla. Nos precisa hoy y aún más a las futuras generaciones.